lunes, 8 de julio de 2019

NELLIE BLY. LA VUELTA “REAL” AL MUNDO EN ¡72 DÍAS!…EN 1890



Julio Verne publicó La vuelta al mundo en 80 días en 1872 (por entregas) y en 1873 (como libro).  18 años después, la periodista estadounidense  Elizabeth Jane Cochran (Nellie Bly, al escribir), de 25 años, acomete la hazaña…y gana a Phileas Fogg.


En su periplo, incluso va a Amiens a estar unas horas con el autor de la historia de ficción, a petición del matrimonio Verne. A través del corresponsal del World en París, que le traduce, se entera de que este estuvo una vez en Estados Unidos, en las cataratas del Niágara, y que ahora [tiene 61 años] su estado de salud no le permite hacer viajes largos. “Yo antes tenía un yate, así que viajaba por todo el mundo estudiando los sitios y luego escribía a partir de la observación real. Ahora,…me veo obligado a leer descripciones y manuales de geografía”- le cuenta.


Bly le pide que le enseñe su estudio, el sitio donde trabaja: “La habitación era muy pequeña…, muy modesta y estaba casi desnuda. Delante de la ventana [enrejada] había un escritorio plano…Sobre el escritorio había una pila ordenada de papel blanco…En la habitación solo había una silla, delante del escritorio. El otro único mueble era un sofá ancho y bajo en una esquina…”.

Brindan por el éxito de su empresa. “Si lo logra en 79 días, aplaudiré con las dos manos”- le dice el escritor.

Cómo se le ocurrió la idea

Nelly Bly explica que suele pensar ideas para el periódico los domingos por la noche. En una ocasión, como no se le ocurre nada, explota en voz alta: “¡Ojalá estuviera en la otra punta del mundo”. “¿Y por qué no? – me respondí. Necesito unas vacaciones [llevaba casi tres años en el periodismo y no había tenido ni un solo día de permiso], ¿por qué no dar la vuelta al mundo?...”.

Y eso hace. El lunes, por la mañana, le dice a su editor: “¡Quiero dar la vuelta al mundo!...Creo que puedo batir el récord de Phileas Fogg”.

Este le pone pegas: “En primer lugar, es mujer y necesitaría alguien que la protegiera…”. La segunda razón, que necesitaría tanto equipaje que no podría hacer trasbordos rápidos. La tercera, que sólo habla inglés. “No puede hacerlo nadie más que un hombre”. Pero ella gana, y se va.

La columnista Dorothy Maddox, del periódico The Philadelphia Inquirer, escribe que “El World, al enviar a su joven y brillante corresponsal a esta misión novedosa aunque arriesgada, ha hecho más por mi sexo con un solo gesto de lo que podría haberse logrado de otro modo en una década…”.

El bolso de viaje de Nellie Bly


Nabokov preguntaba a sus alumnos en el examen qué llevaba Anna Karenina en su bolso. Había mucha curiosidad por lo que una mujer pudiera llevar en el suyo para dar una vuelta al mundo de casi tres meses.

“Desde mi regreso, me han preguntado muy a  menudo cuántas mudas de ropa llevaba en mi único bolso de mano…En el mío, conseguí meter: dos gorros de viaje, tres velos, un par de zapatillas, un juego completo de artículos de aseo, tintero, plumas, lápices y papel, alfileres, agujas e hilo, un salto de cama, una chaqueta, una botella pequeña y un vaso, varias mudas completas de ropa interior, una buena cantidad de pañuelos y cintas nuevas y, lo más abultado e inflexible de todo, un frasco de crema facial para evitar que se me agrietara la piel de la cara en los distintos climas que iba a encontrar”.

Su atuendo de viaje


“Fui a Ghormley, el costurero de moda, para encargar un vestido…”Quiero un vestido que aguante un desgaste constante durante tres meses”…En nada de tiempo, había seleccionado un velarte azul liso y un tartán de pelo de camello como la combinación más resistente y adecuada para un traje de viaje…Después de salir de Ghormley, fui a una tienda y encargué un abrigo largo. Luego, en otra modista, encargué un vestido más ligero para ponérmelo en tierras donde fuera verano [el vestido de repuesto no le cupo finalmente y metió a cambio un corpiño de seda]. Compré un bolso de mano…”. Además, lleva en el brazo un impermeable de seda, “la única medida de protección contra la lluvia”.

Las escalas


“Mi recorrido es de Nueva York a Londres, luego Calais, Bríndisi, Puerto Saíd, Ismailía, Suez, Adén, Colombo, Penang, Singapur, Hong Kong, Yokohama, San Francisco y Nueva York”.


Sale en el Augusta Victoria (de P&O, Peninsular and Oriental Steam Navigation Company, la compañía británica de vapores Peninsular y Oriental)  el jueves 14 de noviembre de 1889 a las 9.40 horas. Es la primera vez que Nelly viaja por mar. “Di rienda suelta a mis sentimientos…”- dice para explicar que se mareó  y vomitó. El 21 de noviembre llega a Inglaterra. “Los vagones ingleses tienen una calefacción muy deficiente. Puedes tener los pies ardiendo sobre el calentador y la espalda congelada”. De Calais (“En el mundo hay lugares más agradables que Calais para pasar el tiempo”) llega a Bríndisi, Italia, en tren. Allí embarca en el India Express. “El comandante del barco era un ejemplo de grosería”. De los marineros, no tiene mejor opinión: “Eran los marineros de aspecto más desaseado que jamás he visto…un grupo hosco y ceñudo, que trepa por el barco como una manada de monos”. (Los marineros lascares (hindúes) podían ser transferidos “a placer” de un barco a otro y retenidos en servicio hasta tres años seguidos…).

ALGUNOS DATOS


Nacida en Pensilvania en 1864, muy cerca de Pittsburgh. Muerta en Nueva York en 1922.

El editor del Pittsburg Dispatch es el que le da el pseudónimo Nellie Bly, el personaje de una canción (1850) del cantautor Stephen Foster.

Buscando su sitio, llega al New York World, el diario sensacionalista de Joseph Pulitzer, el empresario de prensa.

Se hizo pasar por loca para escribir sobre el psiquiátrico para mujeres en la isla de Blackwell.


Murió a los 57 años (en 1922) de neumonía y está enterrada en el mismo cementerio que la periodista que compitió con ella en dar  la vuelta al mundo: Elizabeth Bisland.

En España, Carmen de Burgos (1867-1932), otra viajera empedernida



Por las mismas fechas, en España tuvimos otra mujer avanzada, Carmen de Burgos, que firmaba como Colombine, el pseudónimo que también le diera su primer editor, en 1903. En 1900 publica el ensayo La educación de la mujer. En 1904, El divorcio en España. Corresponsal de guerra en 1909, publica el libro de viajes Por Europa. Y en 1923, la novela La malcasada.

Leer más en:


https://quefluyalainformacion.blogspot.com/2017/10/carmen-de-burgos-colombine-mis-viajes.html. MIS VIAJES POR EUROPA, por Carmen de Burgos. 

SABER MÁS

La canción Nellie Bly, de 1850, que le puso nombre. https://www.youtube.com/watch?v=fOcVjq67CsA. “Nelly Bly, Nellie Bly, never sigh…Nunca suspira…”, “Trae la escoba, dejaremos limpia la cocina y cantaremos una canción…”. “Mientras toco el banjo, mete la madera  y enciende el fuego”…

https://www.letras.com/stephen-foster/1817630/. La letra, en inglés, de Nellie Bly.

https://elpais.com/diario/2009/01/24/viajero/1232834887_850215.html. Datos prácticos para dar la vuelta al mundo hoy. Billetes Round The World (RTW).

http://aircrewlifestyle.es/la-vuelta-al-mundo-de-phileas-fogg-en-11-dias/. La vuelta al mundo de Phileas Fogg en ¡11 días! en el siglo XXI.

El recorrido en el Morning Chronicle, su periódico [el de Phileas Fogg; él parte de Londres y sus medios de transporte son barco y tren] de lectura cotidiana:


De Londres a Suez por Mont-Cenis y Brindisi, ferrocarril y vapores 7 días
De Suez [El Cairo] a Bombay, vapores  18
De Bombay a Calcuta, ferrocarril   8
De Calcuta a Hong Kong (China), vapores     13
De Hong Kong a Yokohama (Japón), vapor    6
De Yokohama a San Francisco, vapor 22
De San Francisco a Nueva York, ferrocarril    7
De Nueva York a Londres, vapor y ferrocarril  9
TOTAL          80

Otros libros

La vuelta al mundo de un novelista


La vuelta al día en 80 mundos



viernes, 28 de junio de 2019

DELHY TEJERO, UNA CHICA DE TORO. LOS CUADERNINES



Penagos o Bartolozzi eran de la misma quinta, pero ellos pasaron a la historia y la historia a ella la dejó atrás, olvidada. En Toro, está su museo, el primero monográfico sobre una artista española que hubo en España. En Toro, está enterrada, en su cementerio. “¿Por qué tendré grabado el camino del cementerio de Toro?…”- se preguntaba en 1937 desde Florencia.

Los llamados Cuadernines. Diarios 1936-1968, comienzan con un viaje a Marruecos en junio de 1936.

Pero la primera anotación que consta en sus escritos es un resumen del año 1929 en que llega a Madrid el 6 de octubre “con 225 pesetas que me dieron en casa”. Adela Tejero Bedate había nacido en Toro, Zamora, en 1904 (un 22 de febrero), así que entonces tenía 25 años. Hasta junio de 1930 vive en la Residencia de Señoritas, en la calle Fortuny, 30. Sus compañeras: Marina Romero [Serrano], Carmen Losada [García], Josefina Carabias o Ángeles Gasset, entre otras.

En un cuaderno sin fechar, escribe: “Había que ganar la vida antes de terminar la carrera, pues si no, para casa”. En la primera anotación, ella consigna: “ Desde el 15 de noviembre de 1929 hasta el 30 de junio de 1930 llevo ganadas 1.385 pesetas”.

En una hoja suelta con fecha 16 de junio de 1952, dice: “Compré este cuaderno con una intención: la de escribir mi vida, mejor dicho, trozos -si pudiera, ordenados- de mi vida. Y, en mayúsculas, compone una especie de índice: RÁPIDOS ANTECEDENTES. INFANCIA EN MI PUEBLO. LA DEHESA [de Peñalba]. TORO. MADRID Y SU CONQUISTA. TORO, ADOLESCENCIA. MADRID (Castro, Artes y Oficios, Francesas). MADRID (Angélicas. Verbenas. Novio). MADRID (Escuela de San Fernando). RESIDENCIA. PERIÓDICOS. EXPOSICIONES. PATRONAS. EXTRANJERO. ATENEO. HOTELES. ENFERMEDAD. PROFESORA DE ARTES Y OFICIOS. PEPE. GUERRA. ÁFRICA. PORTUGAL. ESPAÑA. PARÍS. ITALIA. PARÍS. TORO. MADRID (Conversión Primera). MUERTE PADRICO. MADRID  (Conversión Segunda). EXPOSICIONES. ENFERMEDAD.

Si lo seguimos e intentamos completarlo con los recuerdos que aparecen desmembrados, quedaría así:

“A mí, como era de costumbre entonces, me dieron a criar” (En nota a pie de página se especifica que su ama, la mujer que crió a Delhi en Pozoantiguo (Zamora) se llamaba Isidora Asensio y era picadora de refajos). “Mi amo era huevero. Mi ama, picadora de refajos”- dice ella más adelante.

Su padre (“padrico” le llama ella + 1943) era el administrador de la dehesa en Peñalba. Adela pasa en esta localidad muchos veranos y también inviernos.

Sobre su infancia, recoge: “Fui una niña triste, preocupada; todas mis observaciones no eran bien recibidas…Mis primeros recuerdos de la infancia: complejos grandísimos, frío, mucho frío, incomprensión. Soledad. Tristeza….Por más que lo intento, no recuerdo ni un solo día de felicidad jamás…no estaba de acuerdo con nadie ni con nada”…

Sin embargo, un poco más adelante, se refiere a unos momentos, breves, de felicidad: “[SoloCuando estaba tratando de hacer arte, que es por lo único que tenía ganas de vivir y tengo de seguir viviendo”. Ella dice que, tras el chupete, lo primero que tuvo en su boca fue “un lápiz bien mordido”, su primero y único juguete. “Yo dibujaba muchas familias con sus casas, sus muebles, sus coches, sus animales, sus vestidos…”. En Peñalba, empieza a modelar: “el toro, los toreros, y todo el público que iba a los toros [las capeas y corridas de los pueblos vecinos], el veterinario, la guardia civil, el cura, el alcalde y todos los que vivíamos en la finca”. “Con los huesos de las frutas hacíamos silbatos…con las cortezas de los pinos, hacía tallas. Además, los pastores me enseñaron a hacer cosas de asta…”.

De su padre [Agustín Tejero Romero], dice: “Mi padrico se quedó viudo muy pronto [en 1910], con tres hijas [Delhy era la segunda de las tres hermanas; Carmen y Lola, rebautizadas por ella como Konuka/Conuca y Lolina, la mayor y la pequeña]. Bueno, cuatro. Una se murió. Era muy buena persona. Pero hombre y, por lo tanto, lejos de los problemas de las niñas”…Lo evoca desde Capri, en 1938: “Nos enseñaste desde pequeñas el amor a los animales y a la naturaleza”…


Adolescencia en Toro

No cuenta mucho. “Los seis años que estuve en el mundo sin hacer nada…Siempre creo que a los catorce años me quedé dormida…pasé seis años…”. Esto sería entre 1918 y 1924. “Esperar, esperar es lo que hago y lo que he hecho siempre…nadie como yo ha gastado el tiempo esperando”.

SABER MÁS








https://www.laopiniondezamora.es/toro/2018/06/27/ayuntamiento-retomara-expediente-distinguir-delhy/1093383.html. El Ayuntamiento de Toro retomará el expediente para distinguir a Delhy Tejero como Hija Predilecta. El 23 de febrero de 2019 el Ayuntamiento de Toro concedió, en sesión extraordinaria y solemne, el título de Hija Predilecta de Toro a Delhy Tejero.


Casa-Museo de Delhy Tejero en plaza Delhy Tejero, 5. Toro (ZAMORA). El suyo fue el primer y único ejemplo de casa-museo dedicado a una mujer artista en España. Creada en 1971 por iniciativa de la familia, sin apoyo institucional alguno, en la vivienda en la que transcurrieron su infancia y adolescencia ─situada en la plaza que desde 1934 lleva su nombre─, reunía objetos originales y una importante colección de obras de la pintora. Se cerró en 1987, por falta de presupuesto, y no se ha vuelto a abrir...

lunes, 17 de junio de 2019

ROSA CHACEL. UNA NIÑA DE VALLADOLID

Así se bautizó ella en una ocasión… y a esta ciudad donó su biblioteca y sus cartas, en 1994. (Está enterrada en el Panteón de Personas Ilustres del cementerio El Carmen de Valladolid).

Su fondo documental (16 cajas de documentos: conferencias, artículos, cuentos y poemas, de las cuales están ya digitalizadas sus cartas, que se pueden consultar on-line) y biblioteca (integrada por 1.373 volúmenes, que se pueden pedir en la Sala de Investigadores)  se hayan en la Fundación Jorge Guillén [RCH], en Valladolid.

De mayor, me recuerda a la “abuelita Paz”. De joven, se la ve preocupada por su aspecto. “De boca fina…ojos de diamante negro”- escribirá Juan Ramón Jiménez. “Morena e inteligente”- escribe María Teresa León en sus memorias. “Una maga de la mirada”- escribe en 2014 la periodista Florinda Salas.


Preocupada por usar la palabra justa (titula sus diarios “Alcancía”, cuyo origen kanz, significa “tesoro escondido”). “Manejo del idioma…”- dicen los críticos. “Le ha perjudicado cierta imagen de escritora intelectual”, cuenta su hijo, Carlos Pérez Chacel, en una entrevista en 2013. “Una escritora para minorías” ha sido otra de las calificaciones más extendida, o prolija. . “Tiene un estilo analítico y apasionado de filósofa y de poeta”- dice Pere Gimferrer.

Memorias de Leticia Valle


“Leticia [Valle]…, como es mi retrato, dejé en ella esa especia de frialdad antipática que me caracteriza…”- le escribe a Ana Mª Moix en 1965.

“El día 10 de marzo cumpliré doce años…”- comienza la novela. “No sé por qué, hace ya varios días que no puedo pensar en otra cosa? ¿Qué me importa cumplir doce años o cincuenta? Creo que pienso en ello porque, si no, ¿en qué voy a pensar?”. Fin del primer párrafo.


La protagonista dice cosas como: “…No iré por ese camino que me marcan…volveré hacia dentro todas mis fuerzas…no tomaré más que lo que verdaderamente quiera…lo que quiera con mi corazón…".

Empezar por lo más asequible. Para mí, los diarios y las cartas

Yo, como decía Delibes, cuando hay que empezar un nuevo autor/a, empiezo por lo más corto (o, en mi caso, por lo más asequible)…


"En este cuaderno estudiaré los progresos que hace en mí la idea del fracaso…En este diario no hay una sola falsedad, ni un solo adorno ni un solo artificio, pero hay muchas omisiones…”.


De mar a mar. Un epistolario entre una universitaria y una exiliada 



En el otoño de 1965, una joven Ana Mª Moix le escribe su primera carta después de leer Teresa. “No sé cómo presentarme a usted…Sin embargo, creo poseer lo que en verdad importa…un conocimiento…de su obra”…

La última carta del libro es de 1975, diez años después, y Ana le cuenta que llega a Madrid para una semana y que ya alguien le dará su teléfono. “Guárdame un rato muy largo (o dos)”…

No sé por qué un libro tan hermoso ha pasado desapercibido, casi de puntillas, y no se maneja en las escuelas. Dos generaciones  con curiosidad, que se preguntan y comparten conocimientos, inquietudes y sentimientos.

“Mi vida y mi obra son la misma cosa”

“Mi obra es mi verdadera vida”.

ALGUNOS DATOS

Rosa Chacel nace un 3 de junio de 1898 en Valladolid. “Aprendí a leer con la poesía de Zorrilla”.

En la primavera de 1908 se trasladan a vivir a la casa de la abuela materna en Madrid en el barrio de Maravillas (hoy, Malasaña), en la esquina entre San Vicente Ferrer y San Andrés.

A los 11 años acude a la Escuela de Artes y Oficios de la calle Palma. Con su profesora, se traslada luego a la Escuela del Hogar y Profesional de la Mujer.

En 1915 (es en 1917, según Victorina Durán),  con 17 años,  ingresa en la escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (hasta 1918). Según Victorina Durán, estuvo un curso.

Desde 1919 acude a leer a la biblioteca del Ateneo y a las tertulias que admiten mujeres: el café de la Granja El Henar (Alcalá 40), la Botillería de Pombo (Carretas, 4) y la “Cacharrería” del Ateneo (Calle del Prado, 21), a la que acude con Concha Albornoz. En el Ateneo pronuncia su primera conferencia, La mujer y sus posibilidades, en 1921.

Se casa con el pintor Timoteo Pérez Rubio (“Timo”) en 1922. “Nos unió la lectura”- dirá. Y se van juntos a Roma, donde él tiene una beca. Ella se lleva el Retrato del artista adolescente, de Joyce, y el primer tomo de las Obras Completas de Freud.


Al volver de Roma, en 1930, trae consigo su primera novela, Estación. Ida y vuelta (“Una novela muy pequeña…, pero respecto al camino, fundamental”- le escribirá a Ana Mª Moix). Dirá que, después de La sinrazón, es una de sus novelas más autobiográficas. Viven en el número 5 de la hoy plaza de Tirso de Molina y allí nace su único hijo, Carlos.


Inicia una amistad con María Zambrano y Maruja Mallo. También se relaciona con Alberti y María Teresa León. Con el matrimonio formado por Concha Albornoz y Ángel Segovia va a veranear a Asturias. En esta casa, Rosa escribe el primer capítulo de Teresa con la pluma …,  regalo de Concha.

En 1936, antes de la Guerra Civil, publica los sonetos A la orilla del pozo.

“La oleada más vital que haya agitado a España desde sus raíces”

Así denomina a “Lo que hubo en los años previos a la República”. Sobre la Guerra Civil, dijo en una entrevista, en 1980: “Todo lo que era nuestro renacimiento intelectual se hizo cisco”…

Los recuerdos de Victorina Durán. Una anécdota

“Era invierno, ¡diluviaba! Salimos [Rosa Chacel y yo] del museo [de Arte Decorativo en c/ Sacramento, 5] cuando ya era de noche. Como yo era la más alta, abrí mi paraguas y Rosa se cogió de mi brazo y en la otra mano llevaba su paraguas cerrado. Atravesamos la calle del Sacramento y tomamos el callejón de enfrente del portal para salir a la calle Mayor. El callejón, oscuro, solo con la débil luz de un farol en la esquina. Se dibujó la silueta de un hombre que venía por la estrecha acera frente a nosotras. Se iba acercando y Rosa empuña su paraguas y le da un paraguazo brutal. El hombre se queda de una pieza:
-       Señorita, ¿por qué me ataca? Yo no hice nada.
Rosa contesta:
-       Creí que iba a hacerlo. Disculpe.
Rosa siempre fue impulsiva”.

“Las novelas no tratan de nada”

Lo cuenta Andrés Trapiello, que se lo oyó contar  a su vez a Luis Antonio de Villena. Un periodista le preguntó a Rosa qué estaba escribiendo… “Una novela que se titula El pozo artesiano”. “¿Y de qué trata?”. “¿De qué va a tratar?”-le contestó. “Pues de un hombre que va por el campo y se encuentra con un pozo artesiano…Hijo. Las novelas no tratan de nada…”.

A Ana María Moix, a una pregunta suya, le responde que una novela es “mejor construirla sobre un problema”.

SABER MÁS

https://elpais.com/diario/1984/11/27/cultura/470358006_850215.html. En 1984 piensa en volverse a Brasil con su hijo Carlos, porque la pensión en España no le da para vivir.



https://www.youtube.com/watch?v=zt1KRpsot1s. A Fondo. Rosa Chacel.1976.

FUNDACIÓN JORGE GUILLÉN

Parque Norias de Santa Victoria, 1. 47007 VALLADOLID. Teléfono: 983 342 489
Web: www.fundacionjorgeguillen.com 
Horario: De lunes a viernes, de 8 h a 15:30 h.



viernes, 7 de junio de 2019

MÁS CARMEN DE BURGOS 86 AÑOS DESPUÉS DE SU MUERTE EN 1932




En 1931 publicó la novela Quiero vivir mi vida, con prólogo-ensayo de Gregorio Marañón, médico y amigo, y una biografía en sus propias palabras (de 1909).

“Si yo fuera rica, no tendría casa. Una maleta grade y viajar siempre…”- escribe en la primera página.

Sobre su vida, cuenta: “Me crié en un lindo valle andaluz…a la orilla del mar, frente a la costa africana…mi inolvidable Rodalquilar”. Del pueblo (la inocencia) pasó a la ciudad (donde se topa con la realidad). “Lloré con los oprimidos y envidié los mundos donde no habitan los hombres…”. Y finaliza el periplo: “ Hoy solo creo en el arte y acepto el amor como bella mentira, una forma más perfecta de la amistad”.

Habla de su vida como profesora  y de su vida de periodista: “He escrito miles de artículos en toda la prensa del mundo…”. No es vanidad ni exageración: a lo largo de su vida escribió diez mil, publicados en 140 periódicos de todo el mundo.


“¿Libros? Muchas traducciones, muchos prólogos…mucho trabajo de hojarasca para ganar el sustento”. De todo lo que ha producido, destaca dos, “los dos únicos libros que amoPor Europa, descripción de un viaje a Francia e Italia, escrito con toda sinceridad…y Cuentos de Colombine [en realidad, novelas cortas, una selección realizada por ella misma], en los que puse mucho de mi alma”. “En mis cuentos era yo, era mi pensamiento el que se mostraba” –dirá más tarde. [Publicados en 1925, incluyen: El artículo 438 (1921), El abogado, El novenario, Los huesos del abuelo (1922) y La mujer fría (1922). En el prólogo autógrafo, confiesa: “Nunca pensé que me sería tan difícil elegir entre mis novelas…son las que he sentido más íntimamente, ya porque marcaran un momento en mi vida y perpetuaran el recuerdo de un hecho o un paisaje, o ya porque aspiraron a realizar una obra de justicia”.] En su escritura se describe como “naturalista romántica”.


Sobre ella, deja caer aquí y allá algunas características: “No soy ambiciosa ni me importa el juicio ajeno…Detesto la hipocresía…Me gusta rodearme de la gente joven…Sé amar a mi hija…, atender a las labores propias de mi sexo…me gustan los cintajos y los trapos…”.

Y finaliza con lo que ella llama sus “caprichos”: “Un día me pongo el mantón…para ir a enterarme de cómo son las casas donde duermen los golfos o cómo viven los gitanos del barrio de las Cambroneras. Otro día tomo un palco en el Real…Ya tomo el tren para ver la miseria de una ciudad minera, para curar heridos en Melilla o para aceptar una paella en la Albufera valenciana…, o escapar a París a comprarme un abrigo…”.

Gregorio Marañón termina su prólogo, diciendo: “Lo que quería, sobre todo, era rendir un homenaje de admiración a la vida de esta noble luchadora, que no ha conocido un día sin una batalla; y en todas se ha puesto invariablemente del lado de la dignidad de la mujer y de la justicia y la libertad de las mujeres y de los hombres”.

En esta novela, una de las últimas que escribió, la pone de ejemplo de la llamada literatura psicológica. “Carmen de Burgos conoce…al por menor todas estas orientaciones de la psicología de ahora. En su vasta cultura ocupan un sitio fundamental las contribuciones de los psiquiatras, de los naturalistas y de los literatos que han aportado tantos materiales a la ciencia…ha escrito una novela en la que desarrolla un conflicto de la psicología y del instinto, de la mayor modernidad, de un interés actual apasionante”.

SABER MÁS











https://elpais.com/cultura/2019/03/29/actualidad/1553878881_243283.html. Las 10.000 crónicas de Colombine, la primera corresponsal de guerra. Una antología reúne 350 artículos de Carmen de Burgos, borrada de la historia de la literatura y el periodismo españoles durante la dictadura por su compromiso social. Es una selección de 350 artículos de los casi 10.000 que escribió en unos 140 periódicos de todo el mundo.