sábado, 16 de enero de 2016

MARIE KONDO: LA MAGIA DEL ORDEN

Marie Kondo dice haber comenzado a leer revistas de decoración a los 5 años y analizar a partir de los 15 cómo ordenar las estancias (El arte de desechar, de Nagisa Tatsumi fue para ella una revelación). Dice haber leído todo lo que se ha escrito sobre el tema, y haberlo practicado ella misma, antes. Lo cual parece ahorrarnos todos los pasos anteriores para llegar directamente al meollo: Desechar y organizar teniendo la vista puesta en guardar solo lo que nos hace felices tras tener cada objeto en nuestras manos.

En vez de centrarnos en qué tirar, centrarnos en los objetos que nos producen alegría, para guardarlos; pero solo esos. Poner el foco en las cosas que, una a una, nos proporcionan felicidad y deshacernos del resto. Para estar, al final, rodeados solo de las cosas que amamos.

Compartir lo que sé y lo que he aprendido. Deshaciendo mitos.

Su imagen da paz y su rostro irradia felicidad. Su voz en los vídeos es suave y reposada:

“Los métodos de almacenamiento no resuelven el problema de cómo deshacerse del desorden”.

El índice del libro ya es fantástico…:

-       Si organizas un poco cada día, nunca acabarás.
-       Lo que tú no necesitas, tampoco lo necesita tu familia.
-       Libros no leídos: “Algún día” significa “nunca”.
-       Cómo ordenar los papeles: La regla de oro es “desecha todos”.
-       Primero desecha, luego guarda.
-       Las cosas que están en el suelo van al armario…

Organiza tu casa y organizarás tu vida: 2 objetivos por el precio de 1

Al organizar tu casa y haber tenido que decidir -tras evaluar con determinado criterio-, también estás haciendo emerger tus prioridades, necesidades  e intereses reales. Por ello, la experiencia de sus “clientes” es que, a partir de entonces, han visto también más claro qué querían hacer con sus vidas.

El libro


Son menos de 200 páginas con letra grande en las que se explica -de forma práctica y “gráfica”- cada paso, con ejemplos propios de la autora y de much@s de l@s asistentes a sus cursos.

(En) Mi caso: Tenemos ¡tantas cosas…!

Me pasó con Pennac y sus 10 derechos del lector: para mí fue revelador oírle decir que si un libro no te gustaba/interesaba, no tenías por qué acabarlo. Supongo que lo pensaría muchas veces, pero verlo escrito fue como darme permiso para dejar sin leer libros que no me decían nada.

Igual me ha ocurrido ahora con Marie Kondo: decir que hay cosas que  ya han cumplido su función y que puedes despedirte de ellas sin sentirte culpable, es un alivio. Aunque sean heredadas o regalos, incluso dedicados…

Ya había confirmado que necesitamos muy poco haciendo el Camino de Santiago con mi mochila al hombro o cuando me perdieron la maleta en un viaje y no apareció hasta tres días después.

Otro ejemplo: hubo una inundación en mi casa y se mojaron todas las revistas que tenía en lo alto de un armario. Tuve que tirarlas, pero nunca las había echado, antes, de menos, ni las eché de menos, después.

Mi antes y después: nada por el suelo, todo en los armarios

En la cocina, el primer espacio que acometo: Dejo solo una vajilla, una cubertería y 6 de cada (que son los máximos que cabemos en mi mesa de cocina). Tiro botes de cristal “por si acaso un día…” y cartones, por  lo mismo; zapatillas de un pie (siempre el mismo, el izquierdo, por si un día se me estropea el del otro pie, y las puedo combinar…). Me deshago de paños para secar (más de 12, la mayoría, regalos): siempre dejo la vajilla en el escurreplatos y me seco las manos en los pantalones…Y de trapos y textiles para echar al suelo si un día estoy de obras…Cuando termino, en el espacio que me queda libre, consigo acomodar los botes de  pintura que tenía por el piso y dejar el espacio diáfano, también en la encimera. Visualmente, todo resulta más despejado y ligero. Ahora, mis ojos respiran cuando recorren el lugar.



Antes de empezar, visualiza qué quieres lograr al final del proceso

En mi caso, la imagen era “lo que me enamoró de mi piso la primera vez que lo vi”: la luz, el silencio y el espacio diáfano (entonces no había muebles ni objetos que interrumpieran la vista, claro…). Volver a ver el dibujo de las alfombras, tener libres los espacios centrales de las habitaciones y lugar donde poner los pies, se han convertido en mis objetivos finales.




¿De qué te das cuenta al ordenar? 

En mi caso, de algo que – intuitivamente-, ya sabía: Que “Andar es la vida”, que andar es “mi vida”. He encontrado mapas y planos de  muchos de mis destinos, reales y soñados; al hilo de artículos, salidas de fin de semana o “vacaciones de trabajo” con organizaciones de voluntarios...


Numerándose. Lo que “coleccionamos”...

12 cepillos de dientes (por si algún día se queda alguien a dormir, y se le ha olvidado).

5 desodorantes de barra “Sanex” (ante el temor de que desaparezca y solo me quede el de “bola”, que no me gusta).

7 hueveras de cartón (de media docena, para acercar a la panadería, donde también venden huevos).

Sellos usados (para el marido de una amiga, que los colecciona, y a quien no veo hace años)…

El placer de ir deshaciéndose de cosas

Me encanta ver en el pasillo las bolsas que voy a tirar al contenedor o a dar a alguien. Y hacer “palitos” con cada nueva bolsa que bajo (Ya llevo 20...). Es como que me incentiva.

Lo que menos me ha costado: deshacerme de objetos de cocina y ropa (sea de cama o de uso diario). Incluso de las fotos. Pero libros y papeles me están costando un montón.

Para ir descartando libros, he decidido hacer una categoría: “Los que he leído enteros y me han gustado”. Así dejo en la librería, en primer lugar, aquellos que me han hecho feliz, separándolos de los que aún no he leído (pero me gustaría…algún día), o los de consulta, de los que he leído algún capítulo, pero no el libro completo.

He intentado guardar lo más posible en los armarios, pero hay cosas que me gusta tener a mano: como la escalera. No quiero tener que sacarla cada vez y prefiero dejarla apoyada en un lateral del armario de la cocina, fuera. Igual me pasa con la tabla de planchar: yo no plancho nunca, pero pensar en tener que sacarla,  aunque sea una vez en la vida…

Con los papeles, primero me he planteado liberar las alfombras y volver a ver sus dibujos. Luego, ya vendrán los armarios, cajones y archivadores…


Los días de lluvia son ideales para ello. Pero tengo que hacerlo con luz del día. Con luz eléctrica, ya por la tarde, es como que no veo bien: no me apetece. I am not in the mood- que diría un inglés…


Tenemos tanto, de todo…

Aun después de quitar, sigo quitando. He hecho dos bolsas con cosas para los refugiados de Siria, fundamentalmente ropa y elementos de aseo, restos de hoteles y “por si se acaban”…

Prendas de abrigo, solo me he dejado una gabardina y un tres cuartos. Pero aún conservo muchas toallas de pies: me encantan…

Guardo solo un chándal, que ni siquiera casa: el pantalón lo compré en Portugal, azul marino, de terciopelo. La parte de arriba es negra, de algodón, y tiene  capucha. Procede de unas rebajas hace años. Pero muchos años…

Deshacerme y desprenderme de materiales escolares

En el Museo Escolar de Polanco disponen de  abundantes manuales y libros escolares (muchos colegios los donan). En cambio, les faltan cuadernos y ejercicios escolares que revelan el día a día de colegios y escuelas. Un buen lugar para dejarlos, donde sé que los cuidarán bien.


Lo que me quiero quedar

Esa es la clave según Marie Kondo. No de lo que quiero deshacerme, sino lo que me quiero quedar.

Me lo explico a mí misma así: En orden de prioridades, del 10 al 1, de qué cosas no me desharía nunca (o sería lo último de lo que me desharía). Eso sí que me ayuda.

Ahora que me ha dado el arrebato…

Siento la presión de mi amiga Cristina que me dice que el plazo “para el orden” era de “seis meses” a partir de leer el libro...


Como siempre me pongo tareas que me van posponiendo la de “tirar”, tengo que esperar uno de mis días de arrebato -en que no soy tan mirada con las cosas-, y presto menos atención…

Libros “fondo de armario”

Esos que siempre citas o a los que vuelves siempre, los que siempre recomiendas. Esos son los que me interesa salvar. Debería buscarles un rincón especial. Y ponerles el cartel: FONDO DE ARMARIO.

Tengo que quitar libros hasta que se ajusten a las librerías que tengo, no más.
La solución que me proponen las amigas: prolongarlas hasta el techo, no resolverían nada y me daría la impresión de estar bajo los rascacielos de Nueva York.

Libros no leídos: “Algún día…” significa “nunca”

Me cuesta mucho esta tesis de Marie Kondo…, aunque sea/fuera verdad. Lo que estoy intentando es deshacerme de los libros que, a pesar de haber sido subrayados, no me han dejado ningún recuerdo, ni siquiera general.

A veces, no es  que me acuerde del tema o de alguno de los personajes, pero al menos queda un comentario en mi mente como: “planteamiento original”, “temática inusual”, “punto de vista peculiar…”.

Ay, pero qué difícil es librarse de libros que dicen es “imprescindible leer”, o “haber leído”. Y si mañana, por un casual…

Comprar solo un libro cada vez…, y leerlo

Lo que he aprendido es a no comprarme más de un libro cada vez, acuciada por el “y si luego ya no me acuerdo”, “y si desaparece de las mesas de novedades de las librerías”. 

Antes, en época de bonanza, llegaba a casa con un montón de títulos…que eran sepultados por la siguiente tanda, y ya quedaban en la parte “baja” de la bandeja clasificadora, sin tener la posibilidad de ser leídos nunca.

Señalalibros a tutiplén


También tengo que recordar decirles a l@s librer@s que, por favor, por lo que más quieran, no me regalen señalalibros. Además de que nunca los uso (siempre acabo dejando dentro el boli o el rotulador con el que subrayo -a pesar del escándalo de mi madre- es que ya me superan. No sé cuántos he regalado y así y todo me salen por las orejas.

SI QUIERES SABER MÁS

http://konmari.com/en/. Página web de Marie Kondo.

https://www.youtube.com/watch?v=zuknka1V3kw. Doblar en vertical. Ejemplo.

https://www.youtube.com/watch?v=6RIJYKm5WeI. El objetivo de Marie Kondo (en japonés, con subtítulos en inglés). 


http://verne.elpais.com/verne/2015/11/10/articulo/1447151617_649753.html. La magia del orden en nueve pasos.


http://ficcionesdeloreal.blogspot.com.es/2016/01/diario-de-una-no-ama-de-casa.html. DIARIO DE UNA NO-AMA DE CASA. (Si quieres reírte con el "antes"...).


No hay comentarios:

Publicar un comentario